TODOS CABEIS

http://youtu.be/W4eDNCYmLHY

PLAZA DE MARAGALL

HACIA LAUJAR

Cuadro "Ternura"

Un grupo cultural de Cornellá visitábamos el estudio del pintor Rafael de la Rosa, que acababa de darle las últimas pinceladas. Levantó el paño que lo cubría y nos quedamos admirados. Nos dijo cómo lo iba a titular, pero no hacía falta.

ABADIA DE SAINT MICHEL

CIUDAD GRIS

REFUGIO

CAMPANAS DEL RELOJ

;">

POETA Y PESCADOR

Poeta toda su vida, pescador un tercio de ella. Tiene amarrada su barca en una playa mediterránea y cuando sestea a su sombra, convierte en versos sus sueños.

T I B I D A B O

Vieja dama

SUS MANOS

Las tenía en reposo, exangües y encogidas, esas manos que habían dado contextura a mi entorno y a mi propia vida.

EN LA CAMARGA

EN CALA MONTGÓ

Nuestra ribera mediterránea tiene bellos rincones en los que el sol y el mar se acurrucan serenos en el lecho de su arena mullida. Uno de estos ángulos tranquilos se llama Cala Montgó.

MERCADO DE SAN ANTONIO

Libros, miles de libros; un torrente de luz capaz de iluminar todas nuestras sombras.

EN GRANADA

O T O Ñ O

J A M Á S

HORA DE PAZ

RAYO DE LUZ

G O R R I O N

T R A B A J O

EN RONDA

PLAYA DE CABO DE GATA

lunes, 30 de septiembre de 2013

CIUDAD GRIS














Con las alas rotas por la cruel saeta
de aquella pobreza,
con las alas rotas en el primer vuelo
caí en la marea,
que me arrastró pronto
por el mar ignoto
hasta que su fuerza,
aquella mañana de frío noviembre
me dejó en tu arena.

El gris de tu estampa mitigó las luces
de mi primavera
con la sombra opaca de un tupido bosque
de cemento y piedra.
¿Dónde los amigos? ¿Y la niñez, dónde?
¿Dónde la quimera?
Y el redil querido,
¿dónde hallará abrigo
en esta arboleda?

Con la incertidumbre como un viento frío
sobre mi cabeza,
la interna simbiosis de temor y ansias
de dura pelea.
Y qué larga ha sido esta mi derrota
frente a tu dureza.
Qué búsqueda inútil la de que el soporte
de mi mundo fueras.
Cuánta caminata de luces y sombras
entre la maleza.
Qué dolor de años tan irrepetibles
rotos en la senda.

Por tus calles largas, pedazos del alma
se hicieron ausencia,
en tus calles largas, cuántas he vertido
lágrimas de pena.

Ya quizá llegamos hasta la enramada
que pudo ser meta,
pero fue tan largo el vuelo emprendido,
tantas las tormentas,
tan deprisa el tiempo sobre el que volamos
tras nosotros queda,
que con dolor miro
mi bandada al lado, ay, pero no entera.

Yo también un día oiré la llamada
de voces fraternas
y por estas calles que no he conquistado
me iré tras de ellas.
Y de nuevo el vuelo levantaré alto
con las alas nuevas,
para ir en su busca, porque en algún sitio
yo sé que me esperan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada