G O R R I Ó N

En Lisboa

M E T A

PLAZA DE MARAGALL

Amanecer en Olot

Playa de Cabo de Gata

HORA DE PAZ

RAYO DE LUZ, con voz

POETA Y PESCADOR

SE HA PUESTO SERIO

E S T Á S

Compañía que elegí, sigue conmigo

HACIA LAUJAR

Cuadro "Ternura"

Un grupo cultural de Cornellá visitábamos el estudio del pintor Rafael de la Rosa, que acababa de darle las últimas pinceladas. Levantó el paño que lo cubría y nos quedamos admirados. Nos dijo cómo lo iba a titular, pero no hacía falta.

ABADIA DE SAINT MICHEL

CIUDAD GRIS

REFUGIO

CAMPANAS DEL RELOJ

;">

T I B I D A B O

lunes, 30 de septiembre de 2013

CIUDAD GRIS














Con las alas rotas por la cruel saeta
de aquella pobreza,
con las alas rotas en el primer vuelo
caí en la marea,

C O N T I G O




Exigua la cosecha, pero creo
que sea más corta o larga mi fanega,
alguien –no sé bien quién- ya me ha hecho entrega
de este esperado y singular trofeo.

Quiero su deglución con saboreo
después de la labor paciente, ciega,
indemne al desaliento ese que niega
derecho a las migajas del vareo.

Es cobro bien ganado, pero siento
efímero el trayecto, el tardo esbozo
tan larga y tenazmente perseguido,

y aspiro con recelos de avariento
tan solo a repartir todo este gozo
con quien mi larga espera ha compartido.

domingo, 29 de septiembre de 2013

LA NIÑA DE LAS NARANJAS






Ay, niña de las naranjas,
fulgor de fruta madura,
vértigo de calentura
de querer y no poder

MONASTERIO DE PEDRALBES









Ansioso de un sosiego no terreno
tu claustro, con su triple filigrana
se aísla de este mundo, que se afana
con prisas de girándula sin freno.

Penetro en la capilla y siento lleno
mi pecho de esa egregia paz que mana
de un cielo que bañado en luz toscana
le sirve de dosel a un Nazareno.

¡La luz de ese pincel de Ferrer Bassa
que invita a proseguir tras de ese rastro
al término fugaz de nuestra senda...!

Sin tiempo el aire, hora que no pasa
esta del sueño en  pliegues de alabastro
que dan reposo aquí a doña Elisenda.

sábado, 28 de septiembre de 2013

J U G O






http://youtu.be/-OkUwcSZJWs


Arado timonero, se asemeja
tu hurgar al ansia de encontrar tesoro,
hiendes la tierra con tenaz desdoro
buscando ese embrión: la raíz vieja.

De oxígeno y de luz abre tu reja
torrente que el turtó hambriento muerde,
mezclado con la tierra y surge el verde
milagro de la vida hecha guedeja.

El jugo esmeraldino arriba guardas
para la rueda que el fluir rescate
y el jugo virginal cumpla su pacto.

Entonces se dará suelto y sin bardas
a todo aquel que en amoroso embate
se quiera enriquecer con su contacto.

V A S I J A S








Formas hueras ya vacías
sin vida sensible y propia,
decidme: ¿sentís amor
en ese existir de cosa?

Hay un íntimo coloquio
entre mi ser de persona
                                   y vuestra humilde vacante
                                   inmóvil y silenciosa.
                                  Yo sí contengo avariento
                                  (y esa es mi riqueza toda)
                                  tesoro de amores castos
                                 que en mi frialdad me arropan.

                                Y guardo también recuerdos
                                 que mi pensamiento doran
                                como bellísimos cuadros
                                que enmarcaron viejas horas.

                               Mi camino, sin quererlo,
                               marcha ha sido presurosa
                              que sin darme cuenta apenas
                              está alcanzando su cota.

                              Siendo tal tropezadero,
                              si lo miro desde ahora,
                             ¡qué efímera me parece
                              esta corta trayectoria!

                             Como vosotras, mis ansias
                             escanciaron sus aromas
                             que se llevó un viento ajeno
                             no sé a dónde ni en qué forma.

                            Mas seguiré siendo yo
                         solo y vacío en mis sombras
                         aunque un día, de improviso,
                        mi frágil vidrio se rompa.

viernes, 27 de septiembre de 2013

TU Y YO






Por siempre aleación de dos metales
en uno por la vida ya fundidos,
el rítmico sonar de dos latidos
que aúnan esas notas desiguales.

No sé por qué caminos celestiales
llegaste hasta mis piélagos dormidos,
si sé que despertaste mis sentidos
con esa luz que me inundó a raudales.

Y desde aquel momento aquí, a mi lado,
alumbra el guijarral de mi sendero
tu marcha que a la mía sigue unida.

Mi rumbo de tu mano me he trazado
que quiero ser tu eterno compañero
aun más allá del tiempo y de la vida..

http://youtu.be/RV1VTNkM-sg

B A L E A R E S





De todo desatadas, sumergidas
en las aguas latinas y en su Historia,
ayer meta y trofeo de conquista
y hoy refugio dorado de ilusiones.

Jardines marineros, Baleares,
pinedas y arenales en su orilla,
sorpresas, rinconadas roca a roca,
llanada el mar como campo de espumas
arado por el viento de levante.

Formentor, luz y azules: atalaya;
desde arriba la calma; la mañana
detenida y redonda, como absorta,
y nosotros los dueños del momento
desde el punto más alto.

Y allá abajo, los huertos propiciando
que los ojos inquietos reclinaran
a sestear mis prisas
y en el paso del viento, atravesadas,
aspas de un molinar que lo detienen
y le piden ayuda
para asir de su lecho y levantarlas
a otras aguas dormidas.


V I U D O



Llegó como llegamos, de otra España
a ser en esta orilla mi vecino,
y humilde le plantó cara al destino
lo mismo que al ciclón la débil caña.

Bastón que no es su apoyo: lo acompaña,
lo cruza el mediodía en mi camino...
pero hoy algo le pasa, lo adivino
 porque una nube su mirar  empaña.

Dice que ni asperezas ni subidas
temió cuando en tropiezos y caídas
apoyo fue la frágil compañera,

que ella sabía ser el alto horno
convertidor del hierro del entorno
en blando hogar de terciopelo y cera.



.

I N V E R N A D A







Desde la niñez vamos
persiguiendo la aurora
de una mañana cálida
que desate las manos,
que atadas de pobreza
no alcanzan a la copa
donde la primavera
promete la áurea fruta.

Bajo cielo de plomo,
por carriles de asfalto,
espíritu de pueblo
hinchado en rebeldía
ya no cabe. Rebosa
en esta vida angosta
y se derrama en versos
que quieren ser clarines
que busquen los oídos
de esta sociedad ebria
de letal conformismo
ante las injusticias.

Escúchame, te llamo
a que te despereces
y el enjambre de yemas
que amanece en tus ramas
cuaje pronto y sazone
en el fruto maduro
que nos traiga a nosotros,
los pobres de la tierra,
el maná que aguardamos
con hambre a ras de ella:
¡que llegue la cosecha
al fin de la invernada!

EN EL ALFEIZAR (tarde de verano)






Ciprés entre el asfalto y mi ventana,
detrás de tus verdores van y vienen
figuras policromas que entretienen
en estas tardes largas, mi desgana.

¿Adónde van? ¿En qué lugar mañana
verán salir el sol? Ahora sostienen
el lento atardecer y lo mantienen
arriba, con su manto plomo y grana.

Gustoso yo me iría tras de ellos
para gozar así de un alba nueva
que ponga a mi vivir distinto aliento

sereno, de una luz ya sin destellos
que alumbre este camino que me lleva
no sé a qué meta que cercana siento.

miércoles, 25 de septiembre de 2013

ATARDECER EN BRETAÑA





Agosto le ha puesto diques
al aire del mar Atlante
y se ha tendido en de hierba
que brilla como cristales.

Unas pinceladas ocres
como esculturas de jaspe
son las únicas figuras
sobre el verde del paisaje,
que al vernos (sombra veloz
que cruza sus pastizales),
la lenta rumia detienen
en súbita interrogante.

Modorra, calor y moscas
con sucio plumero baten
mientras sus ojos transportan
una pregunta en el aire:

¿Hacia que cielo voláis?
¿Qué iris hay en otros lares
que no tengan nuestras flores
o no espumen nuestros mares?

Contemplad con ojos nuevos
la belleza del instante
y haced del camino meta
de vuestro andar, caminantes,
porque el universo entero
se pone aquí a vuestro alcance
entre unas gentes sin tiempo
y estas dormidas ciudades.

Llevad la luz de estos prados
calidoscópica, amable,
de un prisma roto en relumbres
sobre un mar sin oleaje.

Así, cuando zarandee
vuestro vivir jadeante
el torbellino de angustias
que vuestras vidas abate,
de los rincones del alma
sacad, sacad esta imagen,
¡para volver a aspirar 
el aroma de esta tarde!

martes, 24 de septiembre de 2013

PLAZA DEL PADRÓ








Canto de amores filiales
 en duro padrón pregonas, 
eterno grito de piedra
 que mártir riego de sangre
 conmemoras.


 Ágora de menestrales,
 daguerrotipo sin horas, 
vieja viñeta dormida
 que no quieres despejarte
 la modorra.


 Por tus piedras, cuántos lances
 de rebeldías sonoras
 de un pueblo en tropel que iba
 a chocar contra gigantes
 rompeolas,
 dejándonos tus anales 
escritos con aureolas
 de fundentes utopías 
que soñaban libertades
 redentoras. 


 El agua vine a buscarte 
desde su gruta remota 
y aunque cien años parece
 la misma, que está constante,
 siempre es otra. 

 También nosotros, errantes,
 pasaremos como sombras, 
mientras tú, desde otro siglo,
 verás pasar otras gentes, 
como ahora.

N O S O T R O S






Pastores sin aprisco ni rebaño,
 ¿qué hacéis en estos cerros
 abúlicos, en vuelo de hojas secas
 donde os lleve el viento?

 No traen vuestras mañanas inquietudes
 ni vuestras noches sueños,
 ni el ansia de volver de atardeceres 
florece en vuestros pechos,;
 Os dejan en la margen del camino
 como plantas sin riego,
¡inmóviles el músculo y la fuerza
que son el movimiento!

Unid esa energía encadenada
 en un pantano inmenso
 que un día se libere de los diques
 y eche a andar como el viento,
que aleje frases hueras y promesas,
las de sonido hueco,
los falsos manantiales de espejismos
en medio del desierto.

 Hay que erigir por fin la recia casa,
 la de firmes cimientos
donde todos tengamos pan y sitio 
en convivir fraterno.
Será un hogar feliz, iluminado
por nuevo pensamiento
que haremos prosperar con nuestro esfuerzo
nosotros, los obreros.

lunes, 23 de septiembre de 2013

C O L O R E S



Y no renunciaré, que nunca he sido
lo que no quise ser. Nadie me puso
más bello otro ropaje: este que uso
tuve al nacer y es el que ya he vestido.

Jamás otro color agradecido
me impuso a mi pesar poder obtuso,
ni oído le presté a ningún difuso
discurso disyuntivo mantenido.

Deber de lealtad a lo que quiero,
no arriaré bandera, yo no muto;
soy cabo que conozco mi palangre.

Sé que es falaz ese argumento artero
y sé también de mi raíz y fruto.
¡Seré fiel a mi tronco y a mi sangre!

TU REFUGIO (a Mario Benedetti)




Pletórico “Inventario”,
copioso manantial de tu alfaguara,
magisterio y muestrario
de tu rima preclara
que sacia nuestra sed como agua clara.

También te ha maltratado
la vida, con dureza ineluctable.
Que sepas que me ha dado
lo mismo aunque no hable,
que igual que a ti me ha sido poco amable.

Luz López, musa y alma,
su sombra bienhechora, su sonido
te daba impulso y calma.
Sin ella, ¿qué sentido,
privado tu vivir, de su latido?

Refugio el más a mano
buscaste entre tu fronda: la escritura,
ningún dolor humano
rompió la contextura
de esa razón de tu pensar, tan pura.

No alterarás campaña,
por siempre te has quedado en tu ribera;
¿en Uruguay o España?
¡Ni patria ni bandera,
que ya estás en nosotros dondequiera!


C A M I N O


¿Y qué es vejez? ¿Acaso no es belleza
la simonía que una vida abarca?
Fue juventud genial la de Petrarca,
mas de su voz de viejo la riqueza.

Si es libertad vivir, para mí empieza
esta vital derrota que hoy enarca
el nuevo rumbo de mi frágil barca
a un mar abierto de sin par grandeza.
Sin más final que el lejano horizonte,
sólo de techo el infinito cielo,
mío el timón y siempre a sotavento.

Quiero surcar las aguas donde afronte
todo ese espacio sin cerrar que anhelo…
¡Va viento en popa esta ilusión que aliento!

Por Sevilla


                            



video

                                          

sábado, 21 de septiembre de 2013

EN ALMERIA




Pajiza tierra que guardas
en tus entrañas el oro,
que sientes el beso cálido
de un viento salado y bronco
que enarena la sonrisa
entreabierta de tus poros;
en tu orilla las espumas,
la luz que ciega su entorno,
en tus hijos la riqueza
de valores silenciosos
en ese hemisferio opuesto
a destellos luminosos.

Y en el pálpito profundo
de tu corazón, el gozo
de seguir siendo tú misma
-nuevas ramas,viejo tronco-
aunque ya cuarenta siglos
lleves velando el reposo
de una Fenicia dormida
en Los Millares.

El poso que en ti ha dejado la historia
apenas se hace notorio
y en cambio aquí en esta esquina,
callada un siglo tras otro,
permanece sola y digna
como una reina en su trono.

Vieja Dama


 Vuelvo a Lisboa. Sé que se ha remozado, como rejuvenecido, pero no es esa aparente juventud la que me ha cautivado. Los que le dan ese porte señorial, ese sello de aristocracia urbana son sus antiguos monumentos, su aire decimonónico subiendo del estuario hacia arriba por la Avenida de la Libertade.


 Y lo que tiene perfume de verso de Pessoa es el hálito que sale de alguna pequeña puerta abierta con su gentes ante ella, cuando subimos a pie por las calles de vocación vertical camino del Castillo de San Jorge. Es la misma vocación de las calles de mi Trinitat Nova aunque aquí transitamos de prisa.


 Estas gentes no nos conocen, pero nos saludan, no nos preguntan, pero saben de dónde somos. Y nosotros no les preguntamos cómo están, pero no hace falta: están bien y en calma, no en tránsito. Nos lo dice la tonada que nos llega desde el interior de una casa desvencijada: es un fado que parece triste pero no le es, desgrana simplemente los sinsabores de un amor perdido.



 José Bretones Salinas